El origen de la patata y recetas frías

Origen y recetas de patata en frío

Hoy queremos hablar de este tubérculo tan importante, para tantas y tantas culturas. El origen de la patata, se localiza en Chile, Bolivia, Colombia… en torno al 8000-5000 a.c. más tarde se extendió a Norteamérica (México, Virginia), no fue hasta el siglo XVI cuando llegó por primera vez a España e Italia. Resulta curioso que los primeros usos de esta planta fueran ornamentales, por las pequeñas florecillas blancas que posee y sus raíces se dieran de comer al ganado.

No fue hasta el siglo XVIII cuando se comenzó a consumir de manera habitual por los campesinos que sufrían terribles hambrunas debido a repetidas crisis agrícolas. Ya metidos en el Siglo XIX la patata se convirtió en el segundo alimento básico a nivel global, después de los cereales.

Es un alimento que no solo es fácil de cultivar sino que también es rico y saludable, por lo que no solo ha sido la salvación de millones de personas en momentos de escasez sino que también ha logrado en la actualidad, introducirse en dietas para anemias (por su contenido en ácido fólico y hierro),  dietas para controlar la hipertensión (debido a su alta carga mineral por cada 100g), sus bajos contenidos glucémicos la hacen aconsejable en cantidades adecuadas para dietas donde se debe controlar la glucosa en sangre y su fácil digestión la convierte en un alimento muy recomendable para dietas de protección gástrica, en forma de puré.

Tras esta introducción queríamos compartir con vosotros una forma de comer patata un poco diferente. Por todos es conocido que la patata se puede comer en guisos de todo tipo, fritas, en tortillas o en ensaladas. Pero, ¿podemos comer patatas en frío, de una manera distinta que no sea la típica ensaladilla rusa? Vamos a ver que si y las posibilidades que hay.

Crema fría de patatas y puerro

No puede ser más sencilla y se puede tomar también en caliente.

  • Sofreír 350g de patatas y 300 de puerro en aceite.
  • Añadir dos vasos de caldo de pollo a fuego suave 10 minutos.
  • Incorporar un vaso de leche evaporada
  • Se mezcla todo bien y se deja todo lo fina que se quiera.

Tortilla de patata fría

Indudable que una tortilla recién hecha, no tiene precio. Pero es un plato que perfectamente puede ser consumido en frío y q a un servidor le gusta bastante. Podemos acompañarla con una salsa brava o un poquito de mayonesa (sin pasarnos).

Ensalada de patatas estilo alemán

Si habéis comido en un alemán, sabréis que les gustan bastante los sabores ácidos, como pasa con el Chucrut, que es una col macerada. Pues bien, esta receta no iba a ser menos.

  • 6 patatas hervidas y troceadas
  • Trocear 1 cebolla, 4 salchichas y pepinillos al gusto
  • Mezclar mayonesa con un par de cucharadas de mostaza y el líquido de los pepinillos

Patatas asadas, garbanzos y trucha ahumada

Aquí tenéis otra receta diferente, donde la protagonista es la patata en frío y que tiene una combinación inmejorable de legumbre y pescado azul.

  • Ponemos 4 patatas bien lavadas, salpimentadas, sin pelar y envueltas en papel de plata, durante una hora a 200º en el horno
  • Los garbanzos cocidos junto con trucha se mezclan con la patata troceada y sin pelar
  • Para terminar la podemos aliñar con aceite, ajo y eneldo que a la trucha le vendrá de maravilla.

 

Podéis seguirnos en las diferentes redes sociales para más recetas como esta, y mucho más sobre nosotros, ¡os esperamos! 🙂

FacebookTwitterInstagram